¿Qué tan bien conoces tu piel y el mundo del k-beauty del 1 al 10?
¡Si tu respuesta es inferior al 7, aún hay mucho que aprender!

Empecemos juntos desde el principio:

 
1. EL TIPO DE PIEL

LA PIEL SECA ☀️
Deshidratada, frágil y delgada, se presenta a la vista con un color apagado mientras que al tacto es áspera y tensa. Las causas principales pueden ser factores externos, el aumento de la edad o incluso una dieta baja en líquidos.

LA PIEL NORMAL 
Sana, distendida y luminosa, es una piel bien equilibrada, ni demasiado seca ni demasiado grasa. En muchos piensan que la tienen, pero en realidad es muy rara.

LA PIEL MADURA ?
Sin tono y caracterizado por la presencia de arrugas y líneas de expresión, cuya aparición es fisiológica pero también puede acelerarse por la exposición solar excesiva sin el uso de un protector de foto adecuado.

LA PIEL GRASA ?
Aceitosa, brillante y untuosa al tacto, a menudo caracterizada por la presencia de imperfecciones y poros dilatados. La causa principal es el exceso de producción de sebo.
N.B. Las pieles grasas también deben mantenerse hidratadas.

LA PIEL APAGADA ?
Color gris y opaco, de textura irregular. Las causas se deben a la deshidratación, a la contaminación y al envejecimiento.


2. ELEGIR LOS PRODUCTOS CORRECTOS
¡Una vez identificado tu tipo de piel, es fundamental que aprendas a elegir los productos adecuados para cuidarlos lo mejor posible!

3.LOS PASOS DE LA PIEL
Una vez identificado el tipo de piel y los ingredientes que se buscarán en los productos que compondrán tu nueva rutina de piel, ¡es bueno aprender también el orden de aplicación de los mismos! La rutina k-beauty incluye hasta 10 pasos:

  1. DETERGENTE OLEOSO
  2. DETERGENTE ESPUMOSO
  3. EXFOLIANTE Y/O EXFOLIANTE
  4. TÓNICO
  5. ESENCIA
  6. SUERO
  7. MÁSCARA FACIAL
  8. CREMA O PARCHE CONTORNO DE OJOS
  9. CREMA FACIAL
  10. SPF

¡SOS MEMORIA! Si estos pasos son demasiados y buscas algo más simple y práctico, sin renunciar a la relajación de una hermosa máscara de tela, puedes fácilmente reducir esta larga lista a 4 pasos:

  • LIMPIEZA: todos los días, mañana y noche, con el producto que más te gusta y se adapta a tu tipo de piel;
  • TRATAMIENTO LOCALIZADO: el uso de un producto de acción específica que sólo puede aplicarse en una parte de la cara, como parches para el contorno de los ojos o la máscara de la nariz; o en toda la cara como la máscara negra de acción purificante o la máscara bubble de acción oxigenante. El tratamiento se recomienda al menos 2 veces por semana;
  • HIDRATACIÓN: con cremas o máscaras de alta carga hidratante;
  • SPF: o sea, protección solar, aconsejada la 50, ¡incluso cuando hay mal tiempo!

¡Una vez que hayas interiorizado toda esta información, estarás dispuesto* a llamarte MÁXIMO ESPERTO DE SKINCARE RUTINA!! ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *